(VIDEOS) BAKER Y TORTU SE CONSAGRAN COMO LOS VELOCISTAS DEL MOMENTO EN ROMA

La Diamond de Roma ha vuelto a dejar un duelo de altura en la prueba de 100 metros masculina. La nueva sensación estadounidense, Ronnie Baker, demostró otra vez que se está convirtiendo en el hombre a batir y ganó la prueba con una marca de 9.93, el único que bajó de 10 segundos.

Baker volvió a batir a Coleman, que al igual que en su último duelo en Eugene, sólo le aguantó hasta los 60 metros. La carga de la pista cubierta aún está patente en quienes apostaron por Birmingham. De hecho Coleman se dejó llevar una vez que vio que perdía el enfrentamiento con Baker, cuyo 9.78 de Eugene no computó por el viento favorable. Segundo fue un clásico que no suele defraudar en las citas de la Diamond, el francés Jimmy Vicaut.

 

 

Sin embargo, el atleta que más expectación había levantado es el italiano Filippo Tortu, de sólo 20 años, que venía de registrar un 10.03 en los 100 lisos. Ayer hizo 10.04 y con viento en contra. Lo mejor es la sensación que dejó, ya que como italiano acabó recuperando. Será apasionante verle en 200 metros.

Marcón de Samba en 400 vallas

Lo más destacado de la jornada de la Diamond fue la actuación del qatarí Abderrahman Samba en la prueba de 400 metros vallas, que firmó una marca de 47.48 segundos. Desde el 47.25 de Angelo Tylor en 2008 en la final de los Juegos de Pekín, no se hacía una marca así. Segundo acabó el noruego Wharlhom, campeón del mundo, con otro gran registro de 47.82.



El duelo Luvo Manyonga vs Juan Echevarría

El concurso de salto de longitud fue junto al 400 vallas la prueba de más nivel en Roma. El duelo entre el actual campeón de mundo al aire libre, el sudafricano Luvo Manyonga, y su homólogo en pista cubierta, el joven cubano de 19 años Juan Echevarría, estuvo a la altura de la mejor competición. Manyonga saltó 8.58 (mejor marca del año) mientras el cubano alcanzó los 8.53 (marca personal).

Pérez y Sánchez Escribano, mínima para el Europeo

En la prueba de 3.000 obstáculos, lo más destacado fue la consecución de la marca mínima para acudir al Europeo de Berlín por parte de María José Pérez (9:43.48) e Irene Sánchez-Escribano (9:44.48).

De Arriba en 800 metros

Por su parte Álvaro de Arriba (1:46.16) dejó buenas sensaciones en la prueba de 800 metros, aunque sólo pudo acabar en la sexta plaza. El atleta español no llegó bien posicionado a la recta final, aunque acabó con fuerza remontando posiciones en el esprint, entre otros al polaco Adam Kszczot.

Mechaal en el 1.500

Adel Mechaal fue otro de los atletas que aún está afinando su forma y en los que probablemente aún se nota la temporada indoor y que no sólo se está preparando para el 1.500. Sin embargo, en la carrera de Roma terminó en el puesto 14 con 3:39.14. La carrera se estiró desde el comienzo y dejó la mejor marca del año por parte del keniano Timothy Cheruiyot (3:31.22)

Lasitskene no dio pie a la especualación

En el concurso de salto de altura femenino, Maria Lasitskene (Kuchina) sobrepasó los dos metros y con 2,02 logró la mejor marca del año y no tuvo rival. De hecho, es la heptatleta belga Nafissatou Thiam quien más cerca está de la rusa.

 



 

 



FUENTE: Marca.com & Diamond League