El qatarí Abderrahman Samba hizo historia este sábado en París al bajar de 47 segundos en los 400 metros vallas. El vallista ganó la prueba con 46.98, segunda mejor marca de la historia, sólo por detrás del récord del mundo que estableció Kevin Young en Barcelona hace ya 26 años.

Con sólo 22 años, Samba se ha erigido en una de las figuras del atletismo mundial, segundo atleta de la historia en bajar de los 47 segundos en la prueba larga de las vallas. La marca de este sábado en París, la séptima cita del circuito de Liga de Diamante, supone récord de Asia.

Hortelano acaba quinto en París con su mejor marca del año en los 200 metros

Parecía la prueba perfecta: reunión de París, Liga de Diamante, grandes rivales, pero no resultó la carrera idónea para que Bruno Hortelano mejorara su récord de España de 200 metros (20.12). Hubo dos salidas infructuosas, la primera porque un atleta se movió en los tacos y la segunda, por la salida nula del panameño Alonso Edward.

Eso terminó dinamitando una prueba en la que el velocista español tenía depositadas muchas expectativas, sobre todo por el gran momento de forma que atraviesa y que confirmó con el récord de España de los 400 metros en Madrid. Hortelano, que se reencontraba con el doble hectómetro tras la prueba de Hengelo a principios de junio, acabó quinto con 20.30, su mejor marca del año, pero lejos del 20.12 que fijó como récord nacional en 2016.

Se impuso el estadounidense Michael Norman, que bajó de los 20 segundos, con 19.84, al igual que Rai Benjamin (19.99). La prueba la disputaron sólo seis velocistas, ya que el francés Christophe Lemaitre se quedó fuera al lesionarse previamente en la segunda serie de 100 metros.

Algo parecido le ocurrió a Orlando Ortega en los 110 metros vallas. La salida nula de Shubenkov retrasó el inicio de la carrera y eso pudo influir en su actuación posterior. El español, subcampeón olímpico, no tuvo una buena salida y no encontró el ritmo en toda la prueba. Finalizó sexto, con 13.44, en una carrera que dominó el jamaicano Levy, con 13.18.

La keniana Beatrice Chepkoech logró la mejor marca del año en 3.000 obstáculos al ganar la prueba en un tiempo de 8:59.36, nueva mejor marca personal con la que mejora de largo los 9:04.96 con los que su compatriota Hyvin Kiyeng corrió el 31 de mayo en Roma.

Chepkoech, la primera mujer que baja de 9 minutos en 2018, lideró el recital keniano por delante de Celliphine Chepteek Chespol (9:01.82), Hyvin Kiyeng (9:03.86) y Norah Heeuto (9:04.17).

En el triple femenino la victoria fue para Caterine Ibargüen, actual campeona olímpica, que igualó su mejor marca de la temporada con 14,83. En esta prueba, la española Ana Peleteiro fue sexta, con un mejor salto de 14,31.

Saúl Ordóñez tuvo un comportamiento fantástico en las dos vueltas de los 800 metros. El mediofondista del Bierzo hizo una prueba perfecta a nivel táctico (corrió valiente en la parte delantera y sin apenas desgaste) y entró tercero en meta con 1:44.36, la mejor marca de su vida y amenazando con seriedad el récord de España de Kevin López (1:43.74). Se impuso el keniano Ferguson Cheruiyot Rotich (1:43.73) y Saúl fue el primer europeo por delante del francés Bosse, actual campeón mundial de 800.

La sudafricana Caster Semenya volvió a mostrarse intratable en el 800, prueba en la que ganó con más que solvencia y 1:54.25, cuarto mejor registro de la historia, mejor marca mundial del año, mejor registro personal y nuevo récord de su país y de la reunión parisiense.

Semenya se impuso con total autoridad y se quedó a menos de un segundo de la más antigua de las plusmarcas mundiales, que posee desde el 26 de julio de 1983 la checa Jarmila Kratochvilova (1:13.28).

Tras ella terminaron la burundesa Francine Niyonsaba (1:55.86) y la estadounidense Ajee Wilson (1:57.11).

Una de las pruebas más atractivas del mitin fue el salto con pértiga masculino, en el que el estadounidense Sam Kendricks ganó con la mejor marca del año (5,96) y tras superar al sueco Armand Duplantis (5.90) y al ídolo local y plusmarquista mundial, Renaud Lavillenie, tercero con 5,84.

También hubo mejor marca mundial de la temporada en el 1.500 masculino, prueba en la que otro keniano, Timothy Cheruiyot, logró el triunfo en 3:29.71.

Cheruiyot, subcampeón mundial de la distancia, lideraba la tabla del año con 3:31.22. Superó en Charléty al yibutí Aynaleh Souleiman (3:31.77) y al también keniano Charles Cheboi Simotwo.

Asimismo hubo mejor marca mundial del año en el salto de altura femenino. La rusa que compite atleta como neutral Mariya Lasitskene ganó con 2,04 metros. Luego lo intentó si éxito con el listón en 2,08, a un centímetro del récord mundial en poder de la búlgara Stefka Kostadinova desde 1987.

Lasitskene, ganadora de los tres anteriores concursos de la Diamond League, mantiene su dominio en la especialidad. Tras ellas acabaron la belga Nafissatou Thiam y la ucraniana Yuliya Levchenko, ambas con 1,97.

El estadounidense Ronnie Baker igualó con 9.88 el mejor registro del año en los 100 metros, que ahora comparte con su compatriota Noah Lyles. Tras él acabaron el francés Jimmy Vicaut (9.91) y el chino Su Bingtian (9.91).

El estadounidense Michael Norman logró la victoria en el doble hectómetro con 19,84, su mejor registro personal. Lo acompañaron en el podio el antiguano Rai Benjamin (19.99) y el ecuatoriano Álex Quiñónez (20.08).

La prueba la disputaron sólo seis velocistas. El francés Christophe Lemaitre se quedó fuera al lesionarse previamente en la segunda serie de 100, y el panameño Alonso Edwards quedó descalificado por una salida en falso.

En disco femenino, la prueba que abrió la reunión, triunfo de la gran favorita, la croata Sandra Perkovic, campeona olímpica en 2012 y 2016, mundial en 2013 y 2017 y europea en 2010, 2012, 2014 y 2016. Lo hizo con un lanzamiento de 68,60 metros, nuevo récord de la reunión parisiense. Tras ella acabaron dos cubanas: Yaimé Pérez (66,55) y Denia Caballero, campeona del mundo en 2015 (63,14). EFE