Marina Gonzalez, entrena en silencio y deja que tus logros hagan todo el ruido.

Una vez mas no alegramos de los logros de nuestra atleta, y más allá de subir o no a un podio, de obtener una medalla en un campeonato, hay actitudes e historias de vida que son dignas de contar.

Hoy día cada vez que una persona sube a un podio como en el caso de hoy en el primer lugar de la general 5k de Avanza, luego de haber experimentado la durísima experiencia de los 400 metros en el día de ayer sábado, se acostumbra a creer que esa persona, ya tiene su vida resuelta, que solo se despierta pensando en entrenar, que su heladera se llena sola con comida saludable y que su única preocupación es a que hora se entrena y cuantas horas de siesta habrá por la tarde.

Ojo está lleno de corredores así, pero por algún motivo son los que menos se destacan.

No es el caso de Marina, mama de 3 hijos, dos adolescentes, también atletas, Mily que es garrochista y Agustín que es velocista, Fede el mas pequeño juega al Rugby.

Horarios, comidas, colegios, entrenamientos de cada uno, y trabajar para que todo esto funcione.

Es normal verla de un lado a otro con auto vendiendo su ropa deportiva, por cierto de excelente calidad, la pueden buscar con Amife González, con el único fin que todo siga andando.

Nunca una excusa, siempre una sonrisa y predispuesta ayudar, a puro coraje así enfrenta sus días.
Es raro una “profesional” así, una “elite” que debe hacer todo esto para que a ojos de lo que hoy se vive se crea que fue tocada por una varita.

Sin grandes brillos en Instagram y con los pies en la tierra, así es Marina.

Hoy mas que nunca seguimos creyendo que el trabajo debe hacerse en silencio, y que nuestros logros hagan el ruido.

Gracias por tanto ruido, gracias por ser una cheetah mas en nuestro Club.

Felicitaciones por tus logros, siempre por más.

 

Cima «mucho mas que un club de atletismo».